Zamora en el mundo - España

[volver]

La capital y algo de historia

Se dice que la ciudad de Zamora fue fundada por los hebreos 590 años antes de Jesucristo. En los primeros siglos posteriores a la dominación romana dejó una huella en multitud de monumentos que las guerras posteriores han destruído. El actual puente románico sobre el río Duero está asentado sobre el puente original romano. En los alrededores de Zamora, en la comarca de Sayago, se habla de Torrefrades, nació el caudillo Viriato que luchó por la independencia de estas tierras para sacudirse el yugo de la opresión extranjera. En aquel entonces Zamora pertenecía a la provincia romana de Lusitania ya en su frontera con la Tarraconense. Hubo un período de aproximadamente cuatro siglos en los que el imperio romano fue invadido por Los Bárbaros, (extranjeros) y entraron en la Península Ibérica. Fue un período de Vasallaje y en la provincia quedan pocos signos de presencia, salvo el Tesoro de Arrabalde y algunas cosas más. Estos bárbaros que eran visigodos se convirtieron al cristianismo y en Zamora apenas quedaron huellas

.Manifestacion por la PazAllá por el año 711 de la era cristiana la península fue invadida por los árabes que duraron hasta 1492 con la consquista de Granada por los Reyes Católicos. Durante estos ocho siglos los árabes dejaron mucha huella, especialmente en la agricultura y la lengua castellanas. Dentro de este largo período árabe en la península, poco tiempo se mantuvieron al norte del Duero, pues, prácticamente llegaron a las montañas de Asturias donde comenzó la reconquista, que duró siglos. En esta reconquista jugaron un papel primordial las ciudades de Toro y Zamora. De esas fechas son los castillos existentes en Benavente y Villalonso y los fuertes de Toro y las murallas de Zamora. Durante la reconquista hubo grandes peleas entre los reyes cristianos que demoraron la retoma de la península por estas causas. La ciudad fue destruída y repoblada varias veces, pues estaba en el frente de las luchas árabes y cristianas. Su catedral fue construída sobre el año 1119 y es de estilo románico-bizantino, caso muy peculiar en la península.

Cuando murió el rey Fernando I llamado el magno, durante el lecho de muerte hizo testamento y dividió sus reinos entre sus hijos. La ciudad de Zamora se la dió a su hija Doña Urraca, la de Toro a Doña Elvira, a Sancho II el bravo le dió el reino de Castilla, a su hijo Alfonso León y Galicia y Navarra a los hijos restantes. Don Sancho no estuvo de acuerdo y quiso reunificar el reino de su padre. Por esa razón quiso conquistar Zamora a su hermana Doña Urraca y hubo un cerco que duró largo tiempo. Durante el Cerco de Zamora uno de los súbditos de Doña Urraca salió del cerco y asesinó al Rey Don Sancho. Poco despues hubo unos duelos y, finalmente, los zamoranos fueron vencidos. El rey Alfonso volvió a reanudar la unión de Castilla y León allá por el año 1073. En el cerco estuvo el famoso Cid Campeador que, más tarde, conquistaría el Reino de Valencia.

A medida que la Reconquista avanzaba, las ciudades de Toro y Zamora iban perdiendo importancia. No obstante fueron ciudades muy importantes hasta 1521 en cuyo año tuvo lugar la batalla de Villalar contra el emperador Carlos I de España, y en la que jugó un papel muy importante el obispo Acuña que lo era de Zamora, y que huyó a Portugal por Fermoselle, pero que lo ajusticiaron al garrote posteriormente en la Simancas. Al perder la guerra los comuneros le fueron arrebatados los fueros lo que ocasionó la ruina, que de forma lenta, pero impasible ha llegado hasta nuestros días. Otros territorios de la península, hasta hoy mismo, siguen gozando de fueros o cupos impositivos limitados lo que perjudica enormemente los territorios de régimen impositivo común entre los que se encuentra Zamora.

Autor: L. Pelayo


[volver]

© Desde 2002