Artículos de prensa

[volver]    [índice de artículos]

EUROBABELIA

En la cooperación española para contribuir a la redacción de la Constitución Europea parecen muy contentos nuestros representantes por haberse roto el “tabú” del multilingüismo al aceptar nuestros partners que la constitución se redacte en todas las lenguas cooficiales. De seguro que los alemanes no la redactarán en plattdeutsch, sino en hochdeutsch y es seguros que a los bávaros esto no les importará. Los franceses la redactarán en francés, los británicos en inglés y los italianos en italiano. Chirac se olvidará de bretones, alsacianos, occitanos, savoyanos etc.etc, porque saben que lo importante es que el francés sea fuerte en Europa, lo mismo que los alemanes, británicos e italianos. Al final las lenguas de trabajo de la unión serán las de ellos y la nuestra será una más “cooficial”. Es decir, parece que la segunda lengua internacional del mundo en Europa no tendrá importancia. Lo importante para nuestras autoridades, parece ser, es exportar allí nuestro aldeanismo. El presidente francés, Chirac, lo ha dicho muy claramente: esto es un problema de los españoles. Que nadie crea que los bretones, corsos o catalanes franceses no piden con menos ímpetu que sus homólogos españoles. Lo que sucede allí es que eso es un problema ya depasado por la historia. Lo resolvieron en 1789 y parece que no es nada razonable volverse atrás a estas alturas. Aquí en España nuestras “revoluciones” siempre han sido “tradicionalistas”, es decir, quedarnos siempre donde estábamos. Por eso se ensalzan estas tonterías presentándolas como unas conquistas cuando, en realidad, es un enquistamiento de nuestra capacidad de progreso.

En Europa todos los españoles tenemos que defender nuestra personalidad. Nuestra lengua de presentación debe ser la castellana y tenemos que defenderla como un elemento de nuestra identidad global. Que los catalanes no se crean que en España solamente ellos hablan lenguas diferentes. Sin salir de nuestra querida Zamora podemos enumerar algunas autóctonas de aquí. Vaya algún ejemplo: el sanabrés, el alistano y el sayagués. En España existen cientos de dialectos, (en la provincia de León hay un montón). ¿Sería “progresista y revolucionario” llevar esa ensalada a Europa? –Sinceramente pienso que no. Pido de nuestros representantes algo más de seriedad y menos folklorismo de campanario aldeano. En Europa se tiene que defender lo nuestro y aportar con lo nuestro. Tenemos que alcanzar una patria más amplia, necesariamente solidaria, que debe llamarse Europa y nuestra aportación debe de ir en ese sentido. Cualquier pretensión de “exportar” nuestro aldeanismo tradicionalista resulta, cuando menos, algo incompatible con el sentimiento de progreso.

Autor: Luis Pelayo , Publicado en La Opinión/El Correo de Zamora, Sección Criterios, el 24-06-2004


««   Mostrando resultados 16 a 16 de 32   12 13 14 15 16 17 18 19 20  «   »

[volver]    [índice de artículos]
© Desde 2002
Web Analytics