Artículos de prensa

[volver]    [índice de artículos]

ZA 324, VERGÚENZA NACIONAL

Para muchas personas de nuestra región, e incluso para muchos zamoranos, les resultará desconocido qué es eso de la ZA-324. Para ello una pequeña aclaración: es la carretera, titularidad de la Junta de Castilla y León, que une las localidades de Miranda do Douro con Ricobayo de Alba. Es la carretera que debería permitir una fluidez en las relaciones del Mirandesado con Zamora a la cual están obligados por su situación geográfica y condiciones orográficas. Desde el punto de vista de actividad comercial es una comarca inscrita en nuestra región más que en la suya natural que es el distrito de Braganza. Desde la Junta de Castilla y León, que tanto habla de la permeabilización transfroteriza, se viene haciendo caso omiso de esta importante vía de comunicación y la tiene, en términos prácticos, abandonada.

Pero hemos de recordar que esta vía debe ser prolongada desde Muelas del Pan a Montamarta para que cumpla unos fines bien específicos como es el que a través de nuestra región se permita el tráfico fluído de las comarcas del norte de nuestra comunidad y desde el Principado de Asturias con esta parte del Noreste de Portugal. Hay más. Dicha vía comunicaría las comarcas de Tierra de Campos y Tierra del Pan con Sayago sin necesidad de los rodeos que ahora son necesarios y que las incomunica en términos reales. Pero aún hay más, no solamente el adencentamiento de la actual ZA-324 se hace de todo punto necesario, y su prolongación también, pues pensemos que esta carretera sería el eje vertebrador de la Mancomunidad de Tierra del Pan, cuyos dos puntos más alejados son Pino del Oro y Montamarta, incomunicados entre sí si no es a través de Zamora, (¡Siempre las comunicaciones radiales y la falta de “mallado”!). Pero aún quiero añadir otro argumento más: el aprovechamiento de las posibilidades turísticas y de turismo rural en la zona pasan por la realización de esa carretera. No es posible visitar los Arribes del Duero con un mínimo de seguridad por lo que, hoy por hoy, es una camino de cabras. No es posible aprovechar los distintos entrantes del embalse del Esla si no hay una vía de comunicación que nos acerque a sus orillas. Tampoco los servicios, que algún día habrán de ampliarse en la Comunidad de Tierra del Pan, son posibles sin las debidas comunicaciones. La Mancomunidad de Tierra del Pan está invertebrada por la falta de esa comunicación. Suenan a risa las afirmaciones de dirigentes que dicen que es menester remodelar los municipios de esta provincia posibilitando áreas más amplias si no se ponen las bases para ello. Dense una vuelta esos señores apoltronados que ostentan cargos de funciones que no desarrollan por esta zona de la provincia de Zamora y dejen de pensar en ínsulas baratarias como buenos Sanchos que sabrán administrarlas.

Autor: Luis Pelayo , Publicado en La Opinión/El correo de Zamora , Sección Criterios, el 13-08-2005


««   Mostrando resultados 21 a 21 de 32   17 18 19 20 21 22 23 24 25  «   »

[volver]    [índice de artículos]
© Desde 2002