Artículos de prensa

[volver]    [índice de artículos]

SOBRE LA IC-5

Mucho se viene hablando últimamente sobre la IC-5, itinerario complementario número 5 que unirá en un futuro las localidades de Pôvoa de Varzim y Miranda do Douro pasando por Famalicâo, Guimarâes , Fafe, Vilapouca de Aguiar, Murça, Vila Flor, Alfândega da Fé, Mogadouro y Miranda do Douro desde donde se prevé su conexión con España.

En el debate de la conexión han intervenido desde los alcaldes de Aliste y Sayago pasado por el presidente de la Diputación de Zamora hasta el delegado del gobierno en la comunidad de Castilla y León. Los alcaldes alistanos quieren que desde Miranda se haga retroceder la vía hasta Moveros o cosas similares. Los alcaldes sayagueses no tienen claro si es más conveniente que entre en España por Miranda o Fermoselle. Martínez Maíllo habla de la necesidad de un puente, (no va desencaminado), y Alejo dice que debe de acabar dicha vía en Zamora pasando por todo Sayago. De todo ello al lector de los medios de comunicación le queda la impresión que esto es parecido al congreso de los ratones de la fábula. Solamente hay dos posibilidades, o que estas personas ignoran por completo de lo que están hablando o que tratan de esquivar el bulto entreteniendo al personal.

El trazado los protugueses ya lo han decidido y están trabajando en ello, (ya hay varios tramos realizados), y acabará en Miranda, justo en la raya. No van a volver pues, ni hacia Moveros ni hacia Fermoselle. Ellos esperan, con lógica, que entre ambos países se proyecte un puente internacional sobre el Duero en Miranda-Torregamones. Es el único lugar de todo el cañón donde un puente de lado al lado salve el Tajo de Miranda y vaya de llano a llano, es decir sin puertos de ningún tipo. La anchura aquí posiblemente no sobrepase el kilómetro. De llano a llano, (desde Fermoselle a Bemposta), hay una longitud de unos 13 kilómetros y una bajada en perpendicular de aproximadamente 230 metros, es decir, ocho kilómetros de bajada de puerto hasta la presa de Bemposta y otros seis o siete de subida. Para esos desniveles nos hacen falta mulas, no autopistas. Queda claro, pues, que el único acceso hacia España es por Miranda y que el puente habrá de ser costeado por ambos países.

Lo razonable es que desde Miranda la unión con la futura A-11 se dé en las cercanías de Ricobayo de Alba aprovechando tramos de la actual ZA-324, pues no se olvide que al ser una vía rápida habrá de obviar el paso por núcleos urbanos, entre ellos el Poblado de Villalcampo. Así pues, hará falta otro puente aguas debajo de dicho salto y que cumplirá una doble función: la llegada de la IC-5 hasta la A-11 y posibilitar que el tramo de la carretera de la Junta Fonfría-Ledesma se desvíe por ahí, pues el Puente de Pino ya no es viable y debe de quedar para el recuerdo. La junta construirá un tramo de carretera para volver a enlazar con la ZA-321 camino de Pino aprovechando la actual Carbajosa-Pino.

Y esta es mi opinión sobre el tema del engarce de la IC-5 con España y la solución a la continuidad de la carretera de Fonfría a Ledesma, ZA-321 perteneciente a la red secundaria de la Junta de nuestra comunidad autónoma. Lo que no podemos es caer en babeladas y plantear proyectos de puerta a puerta que no son ni aceptables ni viables. Si desde Aliste no están satisfechos con lo que aquí se dice, estoy dispuesto a aclararles lo desatinado que es pensar salir por Moveros y a los sayagueses les digo lo que ya ha quedado meridianamente expuesto porqué ir por Fermoselle es tan desatinado como lo anterior. Si hay soluciones mejores me gustaría conocerlas. Un saludo.

Autor: Luis Pelayo Fernández (Muelas del Pan) , Publicado en La Opinión /El Correo de Zamora, Sección Correo de los lectores, el 27-01-2011


««   Mostrando resultados 28 a 28 de 32   24 25 26 27 28 29 30 31 32  «   »

[volver]    [índice de artículos]
© Desde 2002