Artículos de prensa

[volver]    [índice de artículos]

CASTROLADRÓN

Castroladrón, como lo llamaba mi abuelo, ha cambiado de nombre. Ahora lo llaman Castro de Alcañices. Es un pueblo encantador y con muy pocos habitantes. Cada vez tiene menos y muy mayores. Por desgracia, a veces se pelean entre sí por causa de los forasteros que hicieron de su territorio un parque que ni les va ni les viene. Todo son, más o menos, perjuicios. De hecho la mayoría del pueblo se opuso al parque porque no veían ningún tipo de ganancia. Casi seguro que tenían razón. Pero el Parque de los Arribes es una realidad y está ahí. Los beneficios se tornan en impedimentos para que el pueblo pueda salir de su aislamiento. ¡Los ecologistas están contentos!

Ahora, la Diputación de Zamora, haciéndose eco de la reivindicación constante y tratando de atender las necesidades de “La Raya”, quiere construir un enlace entre Castro de Alcañices y Paradela. También entre Brandilanes e Ifáñez. Es decir, la Dipu contribuye al cosido de una frontera que jamás debió de existir. Pero aquí viene el dilema. Para construir carreteras y puentes hace falta mover el terreno y tocar el arroyo de la Ribera de Brandilanes. ¡Normal! Hace falta el trazado. Es posible que se estropee algún nido de gacha o se arranque algún árbol donde anidan las pegas. ¡Las carreteras se hacen por el suelo, no por el aire!

Pues bien, parece ser que hay personas, que se opusieron a la creación del parque, ahora defienden su integridad porque la carretera les molesta. ¿Progresistas…? Me temo que son gentes que están contra el desarrollo de Castroladrón. ¿Acaso no ven que para disfrutar del parque es necesaria esa comunicación entre Castro y Paradela y su prolongación, retroyendo, hasta Pino del Oro y enlazar con Carbajosa de Alba y Villalcampo que permita disfrutar al visitante del Arribe Norte? ¿O acaso queremos un parque para caciques y señoritingos como está pasando con la Reserva de la Sierra de la Culebra donde se aplastan los derechos de los campesinos a favor de los todopudientes cazadores vascos, catalanes y madrileños donde se cazan lobos, gamos y otras especies mientras estos son alimentados por el ganado y los huertos de los serranos?

Sinceramente creo que los castroladronenses tienen que meditar y trabajar a favor de su pueblo, no a favor de los caciques de siempre.

Me encanta cuando paso por Castro de Alcañices ver las gallinas del pueblo por la calle que conduce a la ribera; me encanta ese trillo que veo en los veranos en la eras del pueblo machacando la parva, pero nada de eso debe de ir contra el progreso. Me gustaría seguir pasando durante muchos años por Castroladrón y ver que permanece y crece. ¡No que se deje morir por causa de los forasteros y por oposición al progreso!

Autor: Luis Pelayo Fernández, (Muelas del Pan) , Publicado en La Opinión / El Correo de Zamora, Sección , el 18-07-2007


««   Mostrando resultados 25 a 25 de 32   21 22 23 24 25 26 27 28 29  «   »

[volver]    [índice de artículos]
© Desde 2002