Peñas con nombre
[volver]    [índice de peñas con nombre]


Peña Burecada

     La Peña Burecada se encuentra entre los valles de El Gargallón y de La Tijonera en el término de Muelas del pan. Para acceder a ella se tomará el Camino de El Vedal. Si partimos de la iglesia parroquial de Santiago Apostol podemos seguir los hitos e indicaciones que han marcado en la Ruta de los Arribanzos hasta llegar al Puente de las Llineras. Una vez aquí, en vez de seguir la ruta de los indicadores, pradera abajo, tomaremos el primer camino de la izquierda hasta llegar al pequeño valle de La Tijonera. A la izquierda del camino veremos una lagunilla/manantial. Seguimos por el camino y, unos cien o ciento cincuenta metros más adelante, en el interior de una finca cercada, encontraremos la Peña Burecada. Esta finca era de la Tía Quica, ya fallecida. Hoy pertenecerá, probablemente, a alguno de sus herederos.

La Peña Burecada, está perforada, con mucha probabilidad, por causas de la erosión de una “piloncha” en su cúspide que, con el tiempo, acabó perforándola, es decir, hizo un buraco. Por ese buraco pueden, perfectamente, pasar las personas. Según desde que perspectiva se mire tiene formas diferentes. Desde un ángulo determinado tiene la forma de un pajarraco antediluviano, otros dicen que parece un perro. Allá la imaginación de cada cual.

Quizás por esa forma de ave misteriosa los habitantes del castro de Castil de la Cabra, un poblado, por lo menos tardorromano, la tenían considerada como un lugar de sacrificios. Este hecho se constata porque en una roca adyacente existen unas piletas que servían para acceder a ella y para recoger la sangre de los sacrificios que ofrecían a sus dioses. Es un tema insuficientemente investigado, pero que creemos que debería de hacerse.

En todo caso, para los moleños, es una peña misteriosa que nos atrae sin saber exactamente las causas. Es como si, por menos una vez en la vida de cada uno de nosotros, tuvíeramos la obligación de verla y admirarla. Es algo similar a lo del Cristo Emberronao. Esto no tiene nada que ver con la religión. Es un atavismo que ata a cada moleño. No conozco ninguno que no la haya visitado.

Con independencia de esta opinión, que puede no ser compartida, la visita a Peña Burecada, será siempre un placer por el simple hecho de admirar el campo lleno de roquedos con figuras caprichosas que harán de su encanto un lleno en la satisfacción de nuestro espíritu.


- LA PEÑA BURECADA -

Peña Burecada, arropada
Por cortinas, tojos y escobedos,
Por la loma, valles y roquedos
De siluetas multiformes dadas.

Santuario de ancestros del Castil,
Ara en sacrificio de los dioses,
Antes de que César fuera aquí
Emperador de iberos dóciles.

Pero tú te quedas permanente
Y con tu ojo clarividente,
Una y mil veces, sin desdeño,
Atraes y admiras al moleño.


Luis Pelayo




Para saber más de Muelas del Pan y su entorno recomiendo visitar http://tierradelpan.com, el portal de la Tierra del Pan
© Desde 2002
Web Analytics